15 AÑOS DEL PARTIDO INDEPENDIENTE. VAMOS A MÁS

 

Pablo Mieres

 

Hace exactamente quince años un grupo de compañeros provenientes de todo el país

resolvíamos crear el Partido Independiente. La reunión tuvo lugar en un local provisorio

ubicado en la Av. 18 de Julio 1982.

En esa asamblea fundacional reivindicábamos la tozuda necesidad de mantener un espacio

político alternativo a los dos grandes bloques que configuraban el sistema de partidos en

nuestro país. El nacimiento del Partido Independiente era hijo de la negativa a sumarse al

Frente Amplio que cada vez estaba más cerca del gobierno, y al que se sumaba el Nuevo

Espacio que dejaba de lado la continuidad de una alternativa diferente.

Los que formamos el Partido Independiente tampoco íbamos a formar parte del bloque de los

partidos tradicionales. Nuestra opción fue mantener la independencia política ante la división

del país en dos bloques que no nos interpretaban.

Fue una opción difícil. Era mucho más fácil abandonar las ideas que habían sostenido la

emergencia, a fines de los años ochenta, de un cuarto espacio de izquierda democrática, de

centro izquierda o socialdemócrata que se había sostenido desde entonces. Era mucho más

fácil el atajo del poder, era mucho más fácil apostar a ganador o refugiarse en el otro bloque.

“Ni unos ni otros” fue la consigna política que guió el camino del Partido Independiente en su

primera cita electoral. Lo cierto es que en medio de la mayor polarización de la historia política

reciente, el Partido Independiente reivindicó la vigencia de esa opción política contra toda

evidencia y marcó un heroico 1.9% que permitió la continuidad de la representación

parlamentaria de nuestro espacio independiente.

Los años siguientes confirmaron un camino de crecimiento. Somos el único partido que ha

aumentado sus votos en las últimas tres elecciones.

Nuestra representación parlamentaria se ha incrementado en cada oportunidad, pasando de

un diputado a un senador y tres diputados. El partido se ha constituido en un actor político

relevante en la discusión y resolución de los más diversos problemas del país.

Pero, además, estamos particularmente orgullosos porque nuestro partido crece en todo el

país. No somos, nunca fuimos, un fenómeno metropolitano o capitalino, como ocurre muchas

veces con partidos pequeños. Somos un partido de alcance nacional que está sembrado y

crece en todo el territorio, en todos los Departamentos y, también en pequeños pueblos y

villas.

Como dijimos desde el comienzo, el Partido Independiente llegó para quedarse; y todo indica

que nuestro aporte al futuro del país será cada vez más importante.

Cumplir quince años en un país como Uruguay es especialmente importante, porque somos un

país con partidos de larga duración, en donde la construcción de alternativas a los partidos

dominantes ha sido siempre muy dificultosa. Dos partidos con más de ciento ochenta años

 

cada uno y un partido que ya está llegando al medio siglo de existencia prueban que las

adhesiones electorales a nuevas opciones partidarias no son fáciles en nuestro país.

En estos quince años hemos aportado con responsabilidad, seriedad y profundidad en cada

uno de los temas centrales de la agenda política. Tenemos equipos técnicos de alto nivel y

mucho prestigio que son, también, parte de nuestro orgullo. Hemos analizado cada tema y

cada propuesta poniéndonos en el lugar del que debe tomar decisiones. Hemos rechazado

con énfasis las posturas demagógicas, aunque ello pueda tener consecuencias electorales.

En el Parlamento, desde nuestra fundación, nuestros parlamentarios han estado en todos los

campos, entre los más asiduos y con mayor actividad. Hemos respondido a nuestros electores

con trabajo, estudio y seriedad.

En todos los temas hemos tomado posición, sin evadir compromisos, ni “mirar para el

costado”. Hemos reclamado transparencia y no hemos tenido ningún problema en denunciar

aquellos aspectos que generan cuestionamientos a la gestión pública.

Los quince años nos encuentran en la plenitud de nuestras ideas, tratando de construir una

opción más amplia con otros sectores y dirigentes con los que tenemos coincidencias.

El Uruguay de hoy está a las puertas de un cambio político. Gane quien gane dentro de dos

años, hay una certeza. Habrá terminado el tiempo de los gobiernos de un partido sólo y

mayoritario y se abrirá el tiempo de los acuerdos y las coaliciones. Será el tiempo de que el

Partido Independiente de un nuevo paso en su crecimiento y consolidación, la de ser parte de

una gestión de gobierno en conjunto con otros.

Estamos preparados para gobernar y le vamos a pedir el voto a la gente, ya no sólo para

aumentar nuestra representación parlamentaria, sino para convertirnos en una alternativa de

gobierno.

Este es el tiempo de ir a más. Este es el tiempo de la madurez para darle al país, ya no sólo la

capacidad de controlar y aportar al que gobierna, sino los contenidos de un gobierno en el que

es imprescindible que los cambios pendientes, efectivamente se realicen.

Nuestro cumpleaños es el momento de la reafirmación de nuestro proyecto y de la fidelidad a

los valores esenciales que fundaron nuestra existencia. Vamos a más para aportarle más a

nuestra gente.

Pero nuestro cumpleaños es también el momento de agradecer a todos los ciudadanos que

han confiado en nosotros y agradecer a todos los que se están sumando a esta opción. No los

defraudaremos.