Agradeciendo el espacio concedido en esta publicación  del Partido Independiente, y en recuerdo de quien fuera en vida hombre de principios, padre ejemplar, político, periodista y por sobretodo hombre de una gran fe, trataremos de redactar una breve semblanza de Julio Esteban Daverede Sanguinetti.

 

Nacido en el año 1916, fallecido en 2014 con 97 años, mantuvo una envidiable mente que le permitió vivir todo lo que ocurría tanto en nuestro país como  en el exterior.  Incluso en el mediofamiliar, conocía los problemas tanto positivos como negativos de hijos y nietos, dándoles consejos equilibrados y mesurados, propios de su forma de ser.

Es más, fue el “informante” de lo que padecía a todos los médicos que le atendieron, con total lucidez. Soportó con gran estoicismo sus últimos días que fueron sí de gran sufrimiento físico pero que lo mantuvo, pese a ello, controlando el movimiento de su casa con sus hijos, para finalmente lograr lo que tanto pedía que, “Dios se acordara de él”. Su final fue de un enorme padecimiento y dolor por lo que deseaba descansar en paz.

Su larga vida abarcó múltiples actividades, desde el ambiente empresarial, en el cual fue director-gerente de una conocida empresa del medio, hasta su última etapa  cuando fue elegido como diputado por la entonces Unión Cívica.

En ese prolongado trayecto y con una preparación excelente, supo desempeñar además, otras actividades como ser Presidente del Círculo Católico de Obreros, gran disertante en numerosas conferencias así como charlas, las cuales fueron archivadas con un prolijo y cuidadoso orden, cosa que lo caracterizaba.

El Círculo Católico de Obreros fundado en 1885, fue para Daverede una etapa de grandes realizaciones personales en esta su muy querida Institución, y que si bien hoy en día ha cambiado hasta en su fisonomía y funcionamiento, guarda para todos los que lo quisimos y vivimos con él esa etapa, un recuerdo muy importante.

Ejerció la presidencia del mismo en dos oportunidades  y en ambas fue considerado uno de los presidentes más jóvenes, logrando ampliar el Sanatorio Social ubicado en la calle Soriano y colocar también la Piedra fundamental del Panteón Social en el Cementerio del Norte. Mencionaremos a su vez ,la aprobación de los Estatutos Sociales lo que hará posible  en un futuro, que la Institución tenga Personería Jurídica.

Fueron períodos fecundos logrando inclusive en su segunda presidencia, la publicación del Boletín con su página Editorial, detalle que puede parecer mínimo pero que en su momento tuvo gran relevancia.

El Círculo Católico  fue como él mismo lo afirma en un Boletín….”una Institución al servicio del ser humano en su integración de espíritu y materia: para el alma la práctica de la religión y para el cuerpo la asistencia médica y la prestación social”….-

Y podríamos seguir enumerando mojones importantes de su vida, pero y respetando al lector, deseamos, como dijimos entregarles una breve semblanza y un recuerdo de tan destacada personalidad.

Fue también miembro de la mesa ejecutiva de la fundación Pro Universidad Católica “Dámaso Antonio Larrañaga”.  A su vez,  actuó como periodista, habiendo publicado artículos en “El Bien Público”, “B P Color” “Ultimas Noticias” entre otros.

Concurre a numerosos seminarios y congresos en diversos países en su mayoría americanos.

Se podría continuar mencionando datos  que hicieron a la personalidad de Daverede pero, no lo haré, pues hablando con él acerca de una publicación que finalmente no se pudo hacer,me manifestó su preferencia por su actuación parlamentaria.

Su militancia política comienza entre los 16 y 18 años, época en la cual también estudiaba y trabajaba. Fue creciendo en esto que le apasionaba y nos encontramos con un Daverede calmo pero seguro y contrario al proceso dictatorial que el país vivía desde el año 1973.

Hacia el año1983, ocurren muchos sucesos que hablaban por si mismos de una especie de distensión del predominio militar y en uno de los sucesos mencionados en ese año,hubo uno que fue el de las “Conversaciones del Parque Hotel” que no  fue positivo  al no haber acuerdo entre dirigentes  políticos y jefes militares.

La siguiente instancia se dará en agosto del año1984 en el “Pacto del Club Naval”en la que hubo representantes de las fuerzas armadas y de los partidos políticos, figurando por parte de la Unión Cívica J. V. Chiarino, Humberto Ciganda  y Julio Daverede.

A fines de ese año 1984 hubo elecciones nacionales que marcaron la restauración del poder civil.

En esas  elecciones de 1984 es uno de los dos diputados electos por la Unión Cívica, en todo el país. Es decir que actuó en el período 1985-1989 y al respecto él mismo  señala: …”nuestra línea no tuvo como objetivo una oposición sistemática y Sí responsable.”... Y continúa :... “muchos actos de gobierno... señalaron en ese período, la postura arrogante del Partido Colorado, al que no pudimos acompañar, en especial, lo concerniente a la conducción económica, a la seguridad social y a tantos otros hechos puntuales, que pautaron una política neoliberal deshumanizada.”

Debemos acotar algo que para  él y su familia fue muy importante : cuando luego del período dictatorial y en este período que se inició en 1985, como ya señaláramos, reunida la Asamblea General hubo que nombrar a alguien para presidirla. Al no haber acuerdo entre los otros partidos, se nombró por unanimidad, para ello, al entonces diputado Julio Daverede.

Lamentablemente, con el correr de los tiempos, habrá  dentro  de su Partido y debido a las pasiones normalmente existentes, una “leyenda negra” sobre la actuación de él y del otro diputado cívico. Daverede consideró que no correspondía hacer, lo cual se hizo, comparaciones con hombres de otras legislaturas dado que los seres humanos son otros, así como los tiempos y los aconteceres.

Solo admite que quienes integramos la soberanía popular es decir quienes votamos, seamos los encargados de juzgar y pronunciarnos.

Consideró, apuntando a un detalle de conciencia, que creen haber cumplido rectamente con su deber.

A continuación en varios capítulos nos proporciona toda su labor siendo algunos de ellos:

  1. Proyectos presentados
  2. Declaraciones y otras propuestas.
  3. Pedidos de informes
  4. Exposiciones varias
  5. Intervenciones en discusión etc.etc.

Como comprenderán es una larga enumeración de realizaciones, dentro de cada uno de los mencionados capítulos, que no corresponde mencionar una por una, ya que como expresamos, no es nuestro deseo que resulte demasiado extenso y desmedido en información .

Por el contrario, se rescata a través de todo esto, su preocupación por la defensa de sus principios, particularmente justicia social y bien común, sin dejar de lado los grandes fundamentos de la democracia, la libertad y la paz, junto con los derechos humanos.

Finalizaremos con palabras suyas al cumplir sus 90 años: “ Creo que he sido un ciudadano bueno, cumpliendo con mis deberes .Parece que es largo el tiempo de espera, pero a medida que va pasando, veo que es cada vez más corto.”…

“No he tenido ni tengo apego a los bienes, honras ni placeres temporales.”...” habiendo sido fiel a la verdad y la paz, siguiendo la “Doctrina Social de la Iglesia”, que supo acallar el silencio de mis pasiones  y el tumulto de mis preocupaciones”...-

 

Por: María Emma Coolighan Rodríguez
Colaboración especial: Marta Richero Sanchez