Compartimos con ustedes la proclama de adhesión de la agrupación Todos Juntos Podemos de Cerro Largo, orientada por el ex diputado Jorge Coronel, a la iniciativa de conformar un Espacio Socialdemócrata en nuestro país:

 

Cuando comenzamos la construcción del ESPACIO TODOS JUNTOS PODEMOS señalamos que éramos ciudadanos de muy diverso origen político, que nuestras raíces se encontraban en distintos partidos políticos, en los que varios habíamos militado activamente en lugares de responsabilidad política, pero con la firme decisión de trascender esas raíces, de las que nos sentimos orgullosos, para comenzar a construir entre todos, una corriente política que pueda constituirse en esperanza de cambio y mejor calidad de vida para todos nuestros compatriotas.-

Con vocación de Unidad Nacional, sentimos que la construcción de nuestra Nación debe ser obra de todos, que requerirá necesariamente del aporte de todos, de los partidos políticos por supuesto, y también de los sectores sociales; que nadie puede sentirse ajeno a esta tarea ni excluido de la misma.-

Ese fue el camino que nos marcaron los grandes líderes de todos los Partidos Políticos.-

Wilson decía: “ Los problemas, como se ve, son muchos y son de todos.-

Superarlos es por ello tarea común, que exige decisión, serena energía, alto sentido de responsabilidad y unidad”.  Y agregaba: “ construir esa unidad tendrá que ser uno de los desafíos más importantes en un País que hay que refundar, paciente y sostenidamente, tras la brutal crisis de los últimos años. Como blancos estamos dispuestos a dar nuestro aporte a esa unidad tan imperiosamente reclamada y sentida por muchísimos connacionales; sabemos que no es fácil lograrlo, pero consideramos que el sistema político, y el próximo gobierno en particular, debe impulsar un Acuerdo Nacional que permita enfrentar los gravísimos problemas que hoy sufre nuestro País. De lograrlo se daría un paso gigantesco para recuperar la confianza de la ciudadanía en un sistema político en el que no cree, y al que ve absolutamente alejado y prescindente de la causa popular”.-

El General Líber Seregni, a la salida de la cárcel, en la que había pasado largos años, por haber enfrentado a la dictadura militar, en defensa de la libertad y democracia, desde el balcón de su casa, le decía a los militantes de su fuerza política y al País: “ somos, fuimos y seremos una fuerza constructora; obreros de la construcción de la Patria.” Para luego trabajar, infatigablemente, en la búsqueda de acuerdos que permitieran impulsar políticas de estado en temas fundamentales para la vida de la Nación.-

El Dr. Alejandro Atchugarry, desarrolló desde el Ministerio de Economía y Finanzas, en el año 2002, en momentos en que el Paìs, sumido en la más grave crisis económica y financiera que recordemos, prácticamente se desmoronaba, una gigantesca tarea que permitió generar los cimientos sobre los cuales la Nación pudo lograr su estabilización

primero, y la recomposición de la estructura financiera y productiva después; y esa tarea contó con el respaldo de todo el sistema político, que comprendió que la gravedad de los problemas era tal, que solamente con sentido de Unidad Nacional, se podría superar los mismos, como aconteció.-

Al constituirnos, señalamos que la Nación debe estar edificada sobre algunos principios y valores fundamentales, irrenunciables para nosotros: la libertad, la igualdad, la fraternidad, la justicia social, el absoluto respeto a la norma de derecho como reguladora de la convivencia social, a la que debemos sujetarnos todos, gobernantes y gobernados, el no vacilar en la defensa del sistema democrático, en el respeto a las minorías, en el derecho a la libertad de expresión del pensamiento, en el absoluto e irrestricto respeto de los derechos humanos, los que no pueden ser desconocidos ni vulnerados en ningún lugar del mundo.-

Cuando asistimos, en esta América nuestra, a claras conculcaciones de derechos fundamentales, que hacen a la esencia del sistema democrático, como ocurre en Venezuela, y no las condenamos con la firmeza de que son merecedoras, sentimos con dolor, que no estamos haciendo honor al sacrificio de tantos compatriotas, que a lo largo de toda nuestra historia, dieron hasta su propia vida, para que pudiéramos vivir en una Patria libre y democrática.-

Para ejemplificarlo recordaremos, entre muchos, muy conocidos, que podríamos mencionar, a dos ciudadanos, ilustres ciudadanos de esta Nación, a quienes deseamos homenajear por su ejemplo y sacrificio en defensa de los más importantes valores de la Patria; al Ingeniero Jorge Sapelli, Vicepresidente de la Nación en el momento en que Juan María Bordaberry junto a las fuerzas armadas provocan el quiebre institucional, disolviendo el Parlamento el 27 de junio de 1973; que ante la decisión tomada, y en abierta discrepancia con la misma, renuncia a su cargo, señalando su compromiso con el sistema democrático.- 

Compromiso que mantuvo inalterado a pesar de los múltiples ofrecimientos que recibió en aquel tiempo.- Compromiso que le llevó a estar presente en el Acto del Obelisco, acto emblemático de lo que puede un Pueblo unido tras valores fundamentales.-

Y también recordaremos al Dr. Baltasar Brum, que fuera Presidente de la República, que el 31 de Marzo de 1933, se inmoló en plena vía pública, prefiriendo morir en defensa de la libertad y la democracia, antes que ser detenido por las fuerzas del dictador; tenía tan sólo 49 años; sus últimas palabras, luego de escucharse la detonación que puso fin a su vida, fueron: ¡ Viva Batlle! ¡ Viva la democracia!

En alguna oportunidad dijo: “La misión de un hombre público es un verdadero apostolado; sus actos deben ser estimulados por el cumplimiento del deber”. “ Sólo debe temer al juicio de la posteridad, que falla sin odios y sin pasiones subalternas”.-

Los dos pasaron a la historia como símbolos eternos que debemos recordar.-

Muchísima gente lamentablemente desconoce estos episodios, que hacen a la mejor y más rica historia de la Patria; y las generaciones más jóvenes más aún.- La historia reciente del País, con el avasallamiento de las instituciones y la pérdida de derechos fundamentales, que costó mucho recuperar, nos obliga a tener otra actitud, frente a un Gobierno que claramente desconoce los principios democráticos. Y a recordar y enaltecer a aquellos que en defensa de las Instituciones y el sistema democrático, jamás vacilaron, como ocurrió con los ciudadanos mencionados, a quienes jamás olvidaremos.

Por nuestra parte, que sabemos que la construcción de este querido País comenzó hace muchísimos años, y en ella tuvieron decisiva participación los partidos fundacionales, con errores, sin duda alguna, pero también con muchísimos aciertos, con leyes de protección para los sectores del trabajo, normas de avanzada en materia de seguridad social, de protección de la niñez, de la mujer, de los más desvalidos, de limitación de la jornada de trabajo, que dispusieron que la enseñanza pública fuera laica, gratuita y obligatoria, que crearon la Universidad de la República, que crearon un sistema público de salud a nivel nacional, al que pudo acceder toda la población del País, sentimos que debemos referirnos a ese pasado tan rico en valores y principios, reconociendo lo mucho que se ha hecho, para mejorarlo en sus carencias y superar los errores, con sentido de Nación, de Nación integrada, inclusiva, solidaria, justa socialmente, persiguiendo, quizá una quimera para muchos, pero que para nosotros es un ideal que nos obsesiona, y que Wilson resumía con brillantez diciendo: “ en vez de disputar sobre quienes habrán de ser avasallados o destruidos para cerrar la cuenta del ayer, es urgente y necesario decidir cuál será la obra a construir y las energías a movilizar para abrir un futuro a la Patria como bien común de todos sus hijos”.-

Con ese espíritu hemos encarado la construcción de este espacio político; por eso lo hemos denominado TODOS JUNTOS PODEMOS; porque creemos en el valor de la unidad, unidad asentada sobre los valores, principios e ideales que gestaron esta Nación, que son, como ya lo hemos dicho sus pilares fundamentales.-

Soñamos con nuevos dirigentes para esta Nación que impulsen estas ideas; que comprendan que la Nación es mucho más que un Partido Político o el destino personal de un dirigente; que sepan que por estas tierras paseó su bravura un General, el General Aparicio Saravia, que murió en Masoller, que en carta a su hermano Basilisio, le decía; “ El Partido Nacional moviliza un ejército que no viene a luchar por una divisa, sino porque prevalezca lo bueno y lo puro que aún nos queda en este derrumbe de instituciones y de hombres”.

“ Te preferiría un soldado de la Nación, del derecho, de la libertad, de la honradez administrativa”.-

“ La Patria es algo más de lo que tú supones: la Patria es el poder que se hace respetar por el prestigio de sus honradeces y por la religión de sus instituciones no 

mancilladas; la Patria es el conjunto de todos los partidos en el amplio y pleno uso de los derechos; la Patria es la dignidad arriba y el regocijo abajo”.-

Cuanto de actual tiene este mensaje; más allá de la divisa, la Nación, la libertad, el pleno respeto del derecho, el poder que reconoce que la fuente última de su legitimidad reside en el pueblo y sólo en él, y que debe respetarlo, que no puede, no debe afectar la credibilidad del ciudadano en el sistema político, mintiéndole.-

El poder que se ejerce con honradez administrativa por políticos a quienes la ciudadanía les ha confiado su representación en tareas de gobierno, y de quienes cabe esperar, como alguna vez hemos leído,” que sean honrados y honren al sistema político; que se guíen por rígidos criterios morales y actúen bajo el imperio del derecho en el desempeño de la función; que no claudiquen en la defensa de los valores que hacen al prestigio de la democracia; que determinen sus actos por el supremo interés colectivo; que no permitan que el interés individual o fines espúreos motiven sus decisiones; que sean intransigentes en la defensa de sus Principios, consecuentes en la lucha por alcanzar los ideales, dignos en el ejercicio de la función”.-

Tenemos muy claro que los Partidos Políticos no son fines en sí mismos, sino instrumentos para lograr el bienestar colectivo; su razón de ser, es justamente esa; servir al conjunto social;  servir al Pueblo. Para lograr su felicidad estamos dispuestos a dar todos los pasos políticos que sean necesarios, y a trascender las fronteras de nuestros propios Partidos, para encontrar entre todos, caminos que la hagan posible; la importancia de los problemas que enfrenta el País es tal, que no admiten vacilaciones en nuestras decisiones políticas, decisiones que hemos adoptado desde nuestra propia constitución, somos ciudadanos de muy diversa raíz política, que hemos resuelto mancomunar esfuerzos para lograr un mejor destino nacional, priorizando lo que hay que priorizar: primero el País, luego los Partidos Políticos, y finalmente los hombres en cuanto a su destino político personal.-

El hecho de que hoy no participemos de la estructura orgánica de nuestros propios partidos, no significa que renunciemos a sus valores, ideales y principios, que son eternos. Más aún, significa su reafirmación más clara, asumiendo el compromiso de luchar por ellos desde otro espacio político, con nuestra identidad, pero trascendiéndola, para aunar esfuerzos en un proyecto integrador que sirva a un mejor destino de País.-

Recientemente, hemos señalado nuestra disposición a participar de la creación de un Espacio Social Demócrata que se constituya en alternativa eficaz para la solución de los problemas nacionales, en esperanza cierta para mucha gente de un mejor destino, de un mejor futuro.-

Hoy los convocamos a unirse a esta tarea; a que nos ayuden en la misma; que por más desilusionados y descreídos que podamos estar, no podemos dejarnos ganar por el desaliento y la inacción; que solamente participando activamente, podremos cambiar esta realidad que nos golpea y nos sumerge en la desesperanza.-

Sabemos que el camino que emprendemos tendrá muchas dificultades, y los obstáculos diversos; pero confiamos en superarlos todos, motivados por el ideal que nos ha unido: el de la Unidad Nacional, abiertos a tender puentes que permitan articular políticas de estado, con humildad, sin soberbias, convencidos de que somos integrantes de un mismo Pueblo, el Pueblo Oriental; y de que vale la pena impulsar, más allá de la diversidad y pluralidad absolutamente legítimas, ese espíritu de encuentro y unidad, en la construcción de aquello que a ninguno es ajeno: el destino nacional.-

En la actualidad, la existencia de mayorías absolutas a nivel parlamentario ha sido un factor negativo en la búsqueda de articular políticas nacionales que reflejen, en lo posible, el sentir de la mayor parte del sistema político.-

Sumidos en la partidización, y aún en la sectorización, nos hemos alejado del sentido de Unidad Nacional que ayer nos permitió recuperar valores nacionales perdidos; y que hoy sigue siendo imprescindible para enfrentar y superar los graves problemas estructurales de la Nación.-

Hoy comenzamos la construcción de un espacio político, junto a otras colectividades partidarias, que será, sin duda alguna, un formidable instrumento para servir a la Patria.-

Estos son nuestros ideales, y estamos convencidos de su poder transformador.-

Y que debemos trabajar por ellos, porque como decía José ingenieros en el HOMBRE MEDIOCRE,” nuestra vida no es digna de ser vivida sino cuando la ennoblece un ideal; los más altos placeres son inherentes a proponerse una perfección y perseguirla. Las existencias vegetativas no tienen biografía: en la historia de su sociedad sólo vive el que deja rastros en las cosas o en los espíritus. La vida vale por el uso que de ella hacemos, por las obras que realizamos. No ha vivido más el que cuenta más años; sino el que ha sentido mejor un ideal; las canas denuncian vejez, pero no dicen cuanta juventud la precedió. La medida social del hombre está en la duración de sus obras: la inmortalidad es el privilegio de quienes las hacen sobrevivientes a los siglos, y por ellas se mide “.-

El poder que se maneja, los favores que se mendigan, el dinero que se amasa, las dignidades que se consiguen, tienen cierto valor efímero que puede satisfacer los apetitos del que no lleva en sí mismo, en sus virtudes intrínsecas, las fuerzas morales que embellecen y califican la vida; la afirmación de la propia personalidad y la cantidad de hombría puesta en la dignificación de nuestro yo. Vivir es aprender, para ignorar menos; es amar, para vincularnos a una parte mayor de humanidad; es admirar, para compartir las excelencias de la naturaleza y de los hombres; es un esfuerzo por mejorarse, un incesante afán de elevación hacia ideales definidos.”

Para concluir, también con Ingenieros, “ en el vaivén eterno de las eras, el porvenir es siempre de los visionarios”.-

Y dice a los jóvenes” que toda brega por un Ideal es santa, aunque sea ilusorio el resultado; que es loable seguir su temperamento y pensar con el corazón, si ello contribuirá a crear una personalidad firme; que todo germen de romanticismo debe alentarse, para enguirnaldar de aurora la única primavera que no vuelve jamás”.-

Con estos Ideales emprendemos el camino; cargados de sueños que hacen al Porvenir de nuestra Patria; al final del camino, nos llenaría de emoción el sentir que entre todos creamos una corriente política que haga realidad aquello que decía Saravia: “ no hemos venido a la vida política a luchar por una divisa, sino porque prevalezca lo bueno y puro que aún nos queda en este derrumbe de instituciones y de hombres”, “ Que hemos sido soldados de la Nación, del derecho, de la libertad, de la honradez administrativa”.-

VIVA LA PATRIA

Melo, 17 de Agosto de 2016.-